EMPRENDER CON VALOR, CAMBIANDO MI ENTORNO

 In Blog

En días pasados, en el almuerzo mensual de la Comisión Mujer Ejecutiva de APEDE (@ApedeOrg) la invitada de honor, a la cual escuche con mucha admiración sobre su inicio y experiencias, a una mujer panameña, emprendedora, creativa y muy valiente… Me refiero a Wendy Jordan (@jordanwendy), fundadora de la empresa de clasificados en línea Encuentra 24.

Entre las muchas observaciones importantes que nos compartió Wendy, la que más me impresionó fue (parafraseo) “cuida el entorno que te rodea; si es necesario, cambia de ambiente, aléjate de las personas negativas y cambia tu propio enfoque (cuando es negativo)”.

Realmente me impresiona la sencillez y a la vez potencia de esta idea, ya que los seres humanos somos tremendamente influenciables, sobre todo por aquellas personas en las cuales confiamos por familiaridad o cercanía. Cuando una persona nos ofrece su opinión o consejo el mismo está sesgado por sus propias experiencias y paradigmas, los cuales pueden ser contraproducentes para el inicio de la aventura de emprender, y con emprender me refiero a la acción de iniciar una actividad nueva que requiera dedicación e inversión de tiempo y recursos, por ejemplo, cambio a un nuevo trabajo, montar un negocio o emprendimiento, estudios, actividades artísticas o de aprendizaje, etc.

En mi experiencia personal he pasado por muchas ocasiones donde me han cuestionado por qué sigo estudiando con la famosa frase “¿quieres estar más graduada que un termómetro?”; me han cuestionado sobre los motivos por los cuales he cambiado de trabajo o por los cuales quiero emprender alguna nueva aventura de certificación o de pertenecer a alguna organización que me permita contribuir con mi país en diferentes maneras. Muchas veces estos comentarios – que seguramente fueron hechos con buenas intenciones – me hicieron dudar, no solo de lo que quería hacer, sino de mí misma, de mi potencial o de la posibilidad de hacer o ser algo que deseaba. Debo agradecer a Dios que me creo con una buena dosis de testarudez en mi carácter (y una pizca de rebeldía), lo cual me permitió a fin de cuentas “bloquear” estos comentarios y buscar en mi interior las verdaderas motivaciones para emprender en estos proyectos y así buscar la energía para seguir adelante.

Ahora entiendo el valor de cambiar de entorno y de generar espacios de introspección que nos permitan seguir adelante y transformar estos sueños en realidades.

Para estar más claros sobre estos bloqueadores que necesitamos mantener a raya o definitivamente erradicar de nuestra vida, puedo compartirles algunos ejemplos:

  1. El que ya lo intento antes: es el tipo de persona que dice “haberlo intentado” y por haber fallado te dice, que ese emprendimiento no va a tener éxito. Esta persona le cuesta trabajo entender que, por más parecido que sea el emprendimiento, cada persona tiene su propio ADN o receta – con sus respectivos elementos diferenciadores – para hacer las cosas, y por ende el resultado podría ser diferente.
  2. El que prefiere ir por lo seguro: esta persona te dice, que es mejor seguir el camino seguro, lo estándar, lo que ya está probado que funciona, aunque sea modesto y común. Este tipo de persona considera que es una locura que decidas estudiar arte o una carrera emergente, o que te vas a ir a la India a estudiar una técnica nueva de danza.
  3. El que te envidia: aunque parezca inverosímil, a veces las personas más cercanas a nosotros son las que no pueden digerir la posibilidad de éxito de sus seres queridos, dejando que la envidia se apodere de sus sentimientos y emitan comentarios con el objetivo de disuadirte de seguir adelante, de esta manera garantizar que permanecerás en su mismo nivel de mediocridad.
  4. El miedo interior: este factor es uno de los más peligroso, porque no puedes evitarlo ya que está dentro de ti. Este miedo sale a relucir por las experiencias negativas del pasado o por una baja autoestima.

Y entonces, ¿qué podemos hacer al respecto? Como nos ilustró nuestra exitosa emprendedora:

  1. Cuida el entorno que te rodea; si es necesario, cambia de ambiente: es importante estar apercibidos de lo que nos rodea, la familia, el barrio, la universidad o el trabajo. Muchas veces estos medios ambientes tienden hilos invisibles que nos atrapan en la mediocridad, en la falta de movilidad, por lo cual será importante estar dispuestos a separarnos de ellos. Esto puede incluir un cambio de institución, una mudanza de barrio, o de país. Para despejar limitantes mentales se recomienda mucho realizar actividades como viajes, excursiones y lecturas.
  2. Aléjate de las personas negativas: ellas absorben tu energía positiva, envenenan tus sueños y siembran la semilla de la duda y de la inseguridad. Este tipo de personas tenemos que alejarlas de nuestro proyecto emprendedor de manera tajante y definitiva; si es que no podemos alejarlas de nuestra vida en su totalidad.
  3. Cambia tu propio enfoque (cuando es negativo): busca ayuda de un mentor, un coach, un ejemplo a seguir. Una persona sincera y entendida en la experiencia del emprendimiento que te permita darte cuenta de tus propias limitaciones mentales y así concientizarte sobre la importancia de mantener un pensamiento positivo y energizante.

Cierro esta entrega con el pensamiento que tu mejor motivador serán tus propios resultados y experiencias. Transformando lo que eres (ser) en lo que haces (hacer) para tu emprendimiento y evaluando sus resultados, te permitirá mantenerte enfocado y motivado en cada paso que des en dirección de lograr tu meta y disfrutar en el camino.

Si te sientes identificado, te invito a que me contactes… con gusto te puedo apoyar a lograr tus propósitos y a enfocarte en lograr tus sueños a través de las mejores técnicas de coaching ejecutivo.

Recent Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt